Puedes grabar tú mismo un CD con la música preferida de tu padre para que la escuche en el coche o el trabajo. Y si quieres que el CD sea aún más especial, diseña tú mismo la portada, por ejemplo con una foto o un dibujo, y escríbele una bonita dedicatoria.