Fumar, beber, tomar drogas... demasiados vicios y mucha cabezonería han hecho que Amy no tenga en absoluto el aspecto que le correspondería. Eso, sin hablar de sus cambios de peso.