La extrema delgadez de Angelina Jolie es antiestética, y hace que sus brazos se vean excesivamente delgados. Además hace que sus venas se marquen demasiado y parece que tuviera horribles garras en vez de manos. Pero lo que la esposa de Brad Pitt odia de su cuerpo son sus pies. Angelina piensa que son muy grandes y recurre a vestidos largos y zapatos para disimular su tamaño.