Toda la adrenalina gastada en una noche maravillosa se viene abajo en el transporte a tu casa. Ten cuidado con cerrar el ojo antes de tiempo, o puedes acabar durmiendo en la marquesina del bus.