Dicen que este año van a dar un premio a la primera discoteca que ponga papel higiénico en el baño de las chicas. La ausencia de papel convierte a veces la visita al servicio en una una misión imposible... y muy desagradable. Un paquetito de pañuelos de papel en el bolso hará más agradable tu estancia en esas ciénagas urbanas ¡así que no te lo dejes en casa!