Las hemos visto crecer en la tele, pero sólo de altura. Mary Kate y Ashley Olsen no presumen de delantera. ¿Se las ve muy preocupadas al respecto? Claro que no. Ni piensan invertir nada de los 124 millones de dólares que acumula cada una de las hermanas para cambiar sus escotes.