Vaya forma de ponerle a uno los dientes largos con esta pedazo de mujer, aunque ahora con algún kilo de más que le sienta de maravilla. Aquí no queda duda de que la belleza no es cuestión de pesos