La actriz es vegetariana y le encanta la comida orgánica. Para ella, está prohibida la comida basura, el azúcar y la cafeína ya que, según sus propias palabras, afectan a su estado emocional.