La protagonista de 'Dirty Dancing' no ha tenido mucho éxito en el cine, pero en el amor se ganó a dos de los galanes del cine moderno. En 1990 se comprometió con Johnny Depp, aunque la boda nunca llegó. También fue novia a finales de los ochenta del actor Matthew Broderick, actual marido de Sarah Jessica Parker.