Gonzalo Miró con Ana Isabel Medinabeitia, y Nieves Álvarez con su marido, Marco Severini

Gonzalo Miró con Ana Isabel Medinabeitia, y Nieves Álvarez con su marido, Marco Severini

Era su último concierto en España y por eso fueron muchos los que no quisieron perdérselo. Bruce Springsteen ofreció anoche en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid el recital con el que cerraba su gira por nuestro país, en la que ha presentado su nuevo disco, 'The Wrecking Ball'. La ocasión reunió a más de 60.000 personas, entre ellas de celebridades como el actor Danny DeVito y rostros conocidos del panorama nacional.

La infanta Margarita, gran aficionada a la música, no faltó a la cita con el 'Boss'. Tampoco lo hicieron la periodista y presentadora Ana Rosa Quintana, que llegó con su marido, Juan Muñoz; la modelo Nieves Álvarez junto a su marido, Marco Severini; Gonzalo Miró con su novia, Ana Isabel Medinabeitia; Blanca Suelves, José Miguel Fernández Sastrón, la actriz María Botto, el empresario Javier Hidalgo o Beatriz García Vaquero, mujer de Pedro Trapote, con unas amigas.

El recital tenía, desde hacía días, un marcado toque sentimental debido a la movilización en la red social Twitter de la familia de un joven fan del músico estadounidense que falleció de un tumor cerebral antes de poder acudir a este concierto, para el que tenía compradas las entradas. Así, el hashtag #vaportiNacho no sólo removió la conciencia de los amigos y familiares de Nacho, sino que varios famosos también participaron en esta movilización online que consiguió su propósito: que Springsteen le dedicara una canción. 'Queremos dedicar este tema -'The River'- a Nacho y su familia, está en nuestra plegarias', dijo 'El Boss' ante los miles de espectadores que abarrotaban el estadio del Real Madrid y que en su inmensa mayoría conocían la historia de Nacho Hurtado.

El 'Boss', en su primera gira tras la muerte de su amigo y saxofonista Clarence Clemons, llegaba a la capital española cuatro años después de su última visita a la ciudad para presentar su último disco junto a su banda, la mítica E-Street Band. Sonriente y contagiado por el ímpetu del público, el autor de 'Born to Run' arrancaba las tres horas de duración de este concierto, el último de su gira española, que se inició en Sevilla hace más de un mes, y que ha mantenido los rasgos básicos de sus visitas previas a Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona y San Sebastián: vigor, grandes éxitos y algunos de los temas de su decimoséptimo disco de estudio.

Más información sobre esta noticia en hola.com