Quiero tener una nueva relación

Me llamo D., tengo 40 años y estoy divorciada. Hace ya 9 años que no vivo en pareja. Durante este tiempo, he tenido dos intentos de relaciones, ambas sin convivencia con la otra persona, pero las dos terminaron mal. Mis parejas no me tomaban realmente en cuenta como mujer o a la menor dificultad se iban.

Me encantaría tener una relación de pareja estable. Mis hijas ya son mayores y creo que ya es el momento. Pero, realmente no sé cómo encararla ni qué hacer. Yo creo que oportunidades no me faltan: soy una mujer muy sincera, siempre voy de frente y muy cariñosa. Y de verdad, espero que el abandono de mi marido no me haya dejado secuelas que puedan complicarme las cosas cuando intento tener una relación. Yo siento que ya no le guardo rencor, todo pasó hace ya mucho tiempo y me gustaría mucho rehacer mi vida por fin y con éxito.

Querría empezar desde ahora mismo, pero no sé cómo hacerlo. ¿Puedes ayudarme a intentarlo? ¿Qué puedo hacer? Muchas gracias.

Hola D. Estoy convencida de que estás preparada para una nueva relación feliz, pero eso no quiere decir que cualquier hombre te valga. Probablemente no te vaya eso de ir probando con unos y con otros, pero es cierto que ahora tienes que ?tantear? mucho hasta que encuentres a la persona adecuada.

Unas cuantas sugerencias que quiero que no dejes de perder de vista: no te entregues al cien por cien desde el principio; date un tiempo para ver si un hombre te gusta y, si tienes que dejarlo, hazlo antes de sentirte comprometida con alguien que quizá todavía no se haya comprometido contigo.

Por otro lado, por mucho que te guste un hombre, asegúrate de que él también quiere quererte a ti, y que lo hace de una manera que te haga sentir feliz. Esto es absolutamente necesario para que funcione la pareja.

Además, amplía tu círculo de amistades, ya que, a medida que uno se va haciendo mayor, aumenta el nivel de exigencia, por lo que hay que abrir más el abanico de contactos. Apúntate al gimnasio, o a actividades culturales y de ocio que te gusten, llama a amistades que hace tiempo que no contactas, y no te olvides de Internet.

Es muy importante que seas regular y perseverante, y que no tires la toalla ante las decepciones. No te abandones ni te amargues, no sea que te pasen las oportunidades por delante y no estés en condiciones de detectarlas. Cuando estés con una persona que merezca la pena, te habrás olvidado de lo que te ha costado encontrarla.