. (© Crecerfeliz.es)
Actualizado: 11/10/2011 | Por Crecerfeliz.es, .

Cómo educar a los gemelos en los primeros años

¿Has sido madre de dos bebés? Aprovecha los primeros años para sentar las bases de su buen desarrollo afectivo y social. Coks Feenstra, psicóloga y experta en el tema, te da algunas claves sencillas y prácticas


MSN

DESDE PEQUEÑITOS APRENDEN JUNTOS

Existen algunas claves que te ayudarán a favorecer el desarrollo emocional de tus bebés gemelos o mellizos. Tenlas en cuenta.

Lo primero que debes saber es que los gemelos o mellizos (sobre todo los primeros) tienen un vínculo fortísimo entre ellos.

Tenerlo presente ayuda a entender mejor sus comportamientos y a adecuar la forma de tratarlos en su día a día, desde que son bebés, para lograr que se conviertan en niños felices, independientes y seguros de sí mismos.

Establecer el vínculo con cada uno

Es importante que en los primeros días de llegada a casa delegues todo lo que no sea tu cuidado y el de tus bebés. Lo que más precisan ahora es estar contigo, además de muy cerquita el uno del otro.

Tú necesitas conocerlos, olerlos, tenerlos en tus brazos y saber cómo es cada hermano. Según las investigaciones, el vínculo con los gemelos se establece de uno en uno.

Y no te agobies si al principio te resulta más fácil vincularte con uno de ellos: es algo habitual y sólo es cuestión de tiempo que te sientas muy unida a los dos.

Dejar que duerman cerca

Algunos pediatras afirman que los gemelos deben compartir cuna, ya que durante el embarazo han estado juntos y ahora esta práctica hace que duerman mejor y lloren menos. Otros son contrarios a esta opción porque podría aumentar el riesgo de muerte súbita del lactante.

En todo caso, es importante que duerman cerca uno del otro. Quizá lo más seguro sea optar por dos cunas en la misma habitación y ponerlos juntos en los momentos de vigilia.

Atenderlos cuando lloran a la vez

Las mamás de gemelos saben lo estresante que resulta que los bebés lloren a dúo. Cuando te ocurra, consuela primero al que más proteste; siempre hay uno que es menos "exigente".

Si la causa del llanto es el hambre y todavía no dominas la práctica de darles de comer a la vez, alimenta primero al bebé que más llora, mientras el otro está contigo, acostado en su hamaquita con el chupete puesto. Si le hablas y le miras, también se sentirá atendido.

Ayudarles a desarrollar el lenguaje

Los gemelos empiezan a hablar más tarde que el bebé que viene solo. Este retraso se debe a que reciben menos atención individual, ya que es habitual, por ejemplo, que mientras te diriges a uno estés cambiando al otro, con lo que tu contacto visual con cada uno es más corto y difuso y tus palabras acompañan menos a tus gestos (dos condiciones básicas para aprender el lenguaje).

También es común que empleen un idioma propio. Uno imita la lengua de trapo del otro y los dos se comunican muy bien, pero el resto de las personas no les entienden.

Estos retrasos en el lenguaje se compensan cuando los niños cumplen 4 años. Mientras tanto, para que se suelten a hablar antes es esencial dedicar a cada hermano ratitos comunicativos individuales.

Despertar su conciencia del 'yo'

La consciencia de ser una persona individual e independiente es esencial en la evolución de cualquier niño. En el caso de los gemelos este aprendizaje se produce de un modo peculiar, ya que desarrollan primero la sensación del 'nosotros' y luego la del 'yo'.

Por eso los pequeños muchas veces utilizan un único nombre para los dos, como Juanlex (Juan-Alex). Y es que, además de aprender que no son parte de su mamá, tienen que lograr entender que tampoco lo son de su hermanito.

Un niño que viene solo entiende el sentido del 'yo' hacia los 18 meses; los gemelos, alrededor de los 2 años. El niño único comprende a los 24 meses que la imagen que ve en el espejo es la suya. Hasta los 30 meses, el niño gemelo cree que la imagen reflejada es su hermano.

En este descubrimiento del 'yo', una condición básica es estar solo de vez en cuando, pero los gemelos raras veces viven situaciones el uno sin el otro.

Por eso conviene que introduzcas costumbres que les ayuden a estar "separados": llévate un día a uno de ellos a hacer la compra y al día siguiente ve con el otro.

Regálales juguetes distintos según su carácter y si piden los mismos, personalízaselos con colores; cómprales ropa diferente o prendas iguales pero en otros tonos...

(Continua)

En Twitter

No hay tweets disponibles
0Comentario
ArribaAbajo