Aunque parezca mentira, Ana ha sido uno de los nombres más comunes desde antes de los años 30, cuando ocupaba el puesto número 15. En la actualidad ocupa el décimo, ya que de cada mil, 13,8 mujeres se llaman Ana.