Olvidémonos de los clichés de juguetes sexistas y pensemos que los niños imitan lo que ven. En el caso de las niñas una cocinita le ayudará a meterse en el papel de sus mamás o papás a la hora de las comidas y cenas. Serán el acompañante perfecto en la cocina sin ningún peligro de salir escaldadas.