Buscaremos cajas pequeñas rectangulares de cartón y una un poco más grande. Recortamos las partes superiores de las cajas, que serán los vagones, y la caja más grande la locomotora. Iremos pintando los vagones del mismo color, y la locomotora de negro, a la que habremos hecho una ventana en ambos lados. Con un trozo del cartón sobrante podemos hacerle un techo a la locomotora, pintándolo de rojo. Ahora, pondremos las ruedas, pegando tapones de plástico. Por último, lo unimos todo con un hilo haciendo que pase por todos los vagones a través un agujero pequeño en la parte inferior.