Recicla algún tubo de pastillas de plástico rígido (tipo Couldina), rellenándolo de arroz por la mitad. Cierra bien el tapón y tendrás un sonajero para bebés que les hará mucha gracia. Puedes pintarlo con rotuladores y colgarlo encima de la cuna para que lo toque y suene.