La vida de las mujeres de hoy en día no es la misma que hace 20 años. El periodo de estudios se alarga, y con la voluntad de evolucionar profesionalmente, cada vez se decide más a menudo tener hijos rozando los 40 años. Por no hablar de que a esta edad se suele tener ya cierto nivel económico y nos sentimos más maduras.