Los niños, por definición, son demandantes y posesivos desde que nacen. Este comportamiento es simplemente un factor que forma parte de los seres humanos y con un sentido a priori positivo, ya que la curiosidad y la imaginación se están desarrollando. Por tanto, debemos gestionar esas cualidades como algo bueno en un primer momento o les estaremos frenando en su evolución.