Según afirman los psicólogos, es importante que la figura paterna esté presente en la educación del niño. No debe ser un sustituto de la madre, porque el niño deberá ser educado sin esa persona, pero sí algún referente masculino, como el abuelo o un amigo que le preste todo su cariño.