.
Actualizado: 21/06/2012 | Por MSN.es, .

La música en el aprendizaje del niño

Puedes utilizar canciones y bailes para divertir a tu pequeño y estrechar vuestro vínculo, pero también para inculcarle diferentes rutinas o hábitos. La música es una gran profesora.


La música en el aprendizaje del niño

¿Por qué lo haces en la guardería y en casa no? Puede que ésta sea la pregunta que más repetimos a nuestros hijos al ver lo rebeldes que se muestran cuando les pedimos que recojan un juguete o que se laven los dientes, algo que hacen sin rechistar cuando están en la escuela infantil.

Sin duda, uno de los secretos para conseguir la misma efectividad que la guardería está en ser perseverantes en las rutinas y hacer cada día las mismas cosas a las mismas horas.

Pero otro puede estar en recurrir a una gran maestra que emplean en estos centros y a la que no siempre prestamos la atención que se merece: la música.

Acompañar las principales enseñanzas con canciones infantiles es genial para los niños, porque les aporta seguridad emocional (¡se sienten tan bien cuando las cantan con mamá o con otros niños!), son divertidas y están llenas de gestos y movimientos.

Pero además, la gran ventaja de estas letras y estos ritmos repetitivos y pegadizos es que favorecen la capacidad de comprensión del pequeño, le ayudan a entender y le motivan a obedecer.

Lo hacen en la guarde

Canciones tradicionales, otras más modernas o inventadas... todas valen, según explica Silvia León, pedagoga y profesora de música: No siempre nos acordamos o nos sabemos la canción perfecta para animarles, por ejemplo, a ir al baño a lavarse las manos.

No importa, siempre podemos buscar un tonillo e improvisar una letra que nos parezca adecuada. Hay que echarle un poquito de imaginación.

Por ejemplo, con la música de 'Cumpleaños feliz' se puede inventar una divertida canción para el momento de lavarse las manos: 'a lavarse muy bien, a lavarse muy bien, a lavarse, a lavarse, a lavarse muy bien'. Y después hay que repetir esta misma canción cada vez que el pequeño tenga que realizar la misma acción.

También se emplea el mismo sistema para inculcar otros hábitos, como lograr que el niño guarde sus juguetes después de jugar. En las clases de estimulación musical que imparte Silvia en Madrid, siempre se canta 'a guardar, a guardar cada cosa en su lugar..'. Es mano de santo.

"Los niños se levantan y vienen hacia mí, algunos caminando y otros gateando, y sin protestar dejan el instrumento en la caja que les ofrezco", dice la pedagoga.

(Continua)

En Twitter

No hay tweets disponibles
0Comentario
ArribaAbajo