Más detalles sobre cómo organizar tu mejor fiesta infantil

La decoración manda

Decorar la casa y la mesa es fundamental para que la fiesta sea más impactante visualmente y guste más a los invitados.

Elige los globos de los colores que más te gusten e hínchalos todos.

Utilizando una pared libre, pégalos con papel celo. Puedes utilizar papel de doble cara, es decir, con adhesivo por ambos lados para que quede mejor.

Dibuja con globos el número de la edad de tu hijo en la pared tan grande como tu casa te lo permita. Los niños se sorprenderán al ver una decoración tan grande y colorida. Si tienes mucho espacio, puedes poner varias filas de globos o hacer un círculo alrededor con distintos colores.

Para decorar la mesa, puedes contar con la ayuda de tus invitados: ayuda a que nadie pierda vaso ni plato con el juego que os proponemos.

Al comienzo de la fiesta, reparte a cada niño una papeleta con el nombre de otro de sus amigos y un vaso y un plato de plástico.

Sobre la parte de atrás del plato deberán hacer un retrato de la persona que les ha tocado y, en el vaso, escribir el nombre del retratado.

Coloca sus obras de arte junto al vaso para que cada niño averigüe así cuál es su sitio en la mesa. Les encantará ver cómo les han dibujado sus amigos.

MSN

La música

Adaptad la música en relación a la temática elegida para la fiesta.

Vuestro hijo os puede ayudar a elegir sus canciones favoritas que serán el entretenimiento de todos.

Para evitar que los niños se aburran deberéis planear algunas actividades que hagan disfrutar del evento a los invitados.

Inventad bailes (o utilizad los de moda) para que bailen todos juntos y demuestren sus habilidades bailarinas.

Si los padres también participan, la diversión será aún mayor, especialmente si se trata de una fiesta para los más pequeños.

MSN

La animación

Podéis alquilar los servicios de payasos, teatros, magos, colchones inflables, juegos musicales, etc; pero si el presupuesto no lo permite tendréis que idear juegos en los que los niños se entretengan y ganen premios por participar.

Organizar unos originales pintacaras es una muy buena forma de divertir a los más pequeños y poner a prueba vuestas habilidades creativas.

La piñata es un clásico que gusta a todos los niños en cualquier fiesta infantil. Elegid aquella que sea de romper a base de cintas, con colores divertidos y alegres. Aseguraos de que todos los niños hayan podido coger caramelos de la piñata y si no tened una cestita preparada para dar más caramelos a aquellos que no hayan alcanzado a coger ninguno.

MSN

Juegos que ponen a prueba sus sentidos

Para que los niños no paren de jugar ni un momento durante toda la fiesta, una opción es hacer una gymkhana en la que tengan que superar varias pruebas.

Por cada prueba lograda cada niño o cada grupo ganará una moneda de chocolate. El niño o grupo que finalice con más monedas de chocolate será el ganador final. Una de las pruebas puede ser retarles a buscar cualquier objeto sin utilizar las manos dentro de un recipiente con un poco de agua.

Otra prueba muy divertida, también sin utilizar las manos, es colgar una manzana con un hilo a la altura de la cara de los niños y que uno a cada lado intente cogerla con la boca. El primero en conseguirlo, será el ganador de la moneda de oro. Ahora les tapamos los ojos. En parejas, el que tenga los ojos cerrados debe mojar un churro en chocolate y se lo intentará meter en la boca al otro, ¡acabarán todos pringados!

Para utilizar las orejas y en parejas, uno de los niños deberá tararear al otro tres canciones que éste que adivina. Adivinadas éstas, tendrán que intercambiar roles.

MSN

Disfrázate

Una buena opción y éxito asegurado son los disfraces. Existen de todo tipo y se pueden alquilar, comprar o incluso hacer en casa.

Buscad el ideal para vuestra fiesta o acorde con la temática y comunicad en las invitaciones unas directrices para los invitados. Consiguiréis organizar una fiesta de lo más original y divertida.

Podéis incontrar numerosas ideas de disfraces para los más pequeños pinchando aquí.

MSN

Regalos para los invitados

Para que los niños se lleven un buen recuerdo de la fiesta es una buena idea preparar un pequeño detalle para que se lleve a casa cada uno de ellos.

Podéis rellenar una simpática cajita o bolsa con algunos regalos graciosos según la edad de los invitados y sin abusar de las chucherías.

Si los participantes en la fiesta no son muchos, hacer una manualidad sencilla puede ser una buena solución.