. (© Crecerfeliz.es)
Actualizado: 04/10/2012 | Por Crecerfeliz.es, .

Tenemos un problema. ¿Cómo se lo explicamos al niño?

Nos vamos a separar; está muy malito o se ha muerto; nos mudaremos de casa; me he quedado sin trabajo...La psicóloga Isabel Álvarez, de Crecerfeliz.es, nos explica cómo contar a los niños nuestros problemas de adultos.


Tenemos un problema. ¿Cómo se lo explicamos al niño?

En los tiempos que corren es habitual que las cosas no siempre vayan como las habíamos planificado. Vivimos situaciones críticas que se nos escapan de las manos y que a menudo nos desbordan, y en esa inercia de descontrol nos cuesta pararnos a determinar qué hemos de comunicar a nuestros hijos y cómo tenemos que hacerlo.

Ante todo, sea cual sea su edad, tu hijo no debe compartir tus preocupaciones, él ya tiene las suyas. Facilítale sólo la información precisa para que pueda estar en el mundo seguro, sereno y confiado.

LA INFORMACIÓN QUE PRECISA...

"Estamos preocupados porque a papá/mamá pueden echarle del trabajo. Pero ya verás cómo al final salimos adelante". "No puedo comprarte eso, cariño, este mes vamos mal de dinero y aún hay que pagar el recibo de la casa, Y no sé cómo voy a hacerlo". Son ejemplos reales que revelan la dosis de información gratuita que damos a los niños.

Descargamos en ellos inquietudes e insatisfacciones como si pudieran entendernos, sin darnos cuenta de que con ello les robamos parte de su frescura a cambio de nada. ¿Acaso pueden aportar soluciones al problema?

El mundo del niño es muy diferente al del adulto. Las cosas no significan lo mismo y ellos no procesan la información del modo en que lo hacemos nosotros. Por eso nuestras dudas y preocupaciones expresadas tal cual pueden traducirse para nuestros hijos en sentimientos de inseguridad y desconfianza.

Cuando debáis hacer partícipes a vuestros niños de alguna situación crítica, haced antes una reflexión: ¿para qué se lo cuento y qué es exactamente lo que necesitan saber? Y cuidad que en la respuesta esté siempre contemplado su bienestar.

...Y LAS PAUTAS PARA EXPLICARLA

El 'cómo' decirlo está sujeto a circunstancias como la edad, el nivel madurativo y, en ocasiones, el sexo, si tiene o no hermanos, etc. Pero hay pautas acertadas para todos:

- Hay que ser honestos y no engañarles. El niño ve lo que ocurre a su alrededor y necesita palabras que confirmen y orienten su observación. La mentira crea desconfianza.

- Dosificad la información. Es mejor quedarse corto y ampliar si lo requieren, evitando en lo posible lo dramático. Y hacer pausas e interesarse por lo que piensan y sienten.

- Usad palabras que se entiendan y ejemplos sencillos que hagan referencia a su ámbito conocido.

- Siempre hay que darles una explicación razonable y asequible a su entendimiento, para que puedan establecer su propia composición mental y hacer frente a las preguntas de sus amigos o compañeros del cole.

En todo caso, es fundamental dar un enfoque esperanzador: se trata de una situación crítica pero no permanente. Transmitir ilusión y esperanza a nuestros hijos y dejarnos contagiar por la de ellos suele resultar de gran ayuda. Y a veces impide que nosotros mismos sucumbamos en las situaciones de crisis.

En este artículo:

Cómo explicar a mis hijos que nos cambiamos de casa

Cómo explicar a mis hijos que nos vamos a separar

Cómo explicar a mis hijos la enfermedad o la muerte de un ser querido

Cómo explicar a mis hijos que me he quedado sin trabajo

(Continua)

En Twitter

No hay tweets disponibles
0Comentario
MSN en Windows 8
ArribaAbajo