El acné no es una patología grave, pero debe ser tratado por especialistas. La fototerapia antiacné es capaz de destruir las lesiones del acné y de detener la reproducción de la bacteria que lo causa. El tratamiento consiste en aplicar una luz de alta potencia para desinfectar las zonas afectadas en varias sesiones.