Y si tienes la oportunidad, también puedes aprovechar los momentos en el vestuario para acercarte a la persona que te gusta. Pídele su champú, o pregúntale cómo funciona la sauna, verás cómo consigues que se fije en ti.