Ocupa el número cinco de la lista porque, al parecer, cuando no está veraneando, cosa que hace muy a menudo, el hijo de Carolina de Mónaco se viste muy bien. El resto del tiempo luce bañador y pareo como nadie.