Cuando el pueblo creía que nuestro futuro monarca no iba a casarse nunca, apareció ella, una presentadora de los informativos de TVE, sin sangre real en sus venas y divorciada. Pero el amor lo puede todo y se casaron en 2004. Después de 4 años de matrimonio, tienen dos hijas, la Infanta Leonor y la Infanta Sofía.