Conocer gente en Internet: el correo electrónico y el chat

El chat

Es un arma terrible que favorece la espontaneidad y permite una interacción directa e inmediata. Es una conversación, un principio de una relación, un diálogo entre dos solteros que ya comienzan a conocerse. Además, sabrás a qué atenerte, descubrirás rápidamente si estáis interesados el uno por el otro y si este primer contacto tiene potencial. Sin embargo, con el chat, trabajas sin red de seguridad, sin premeditación, sin argumentación preparada de antemano, sin frases bonitas bien construidas. El otro riesgo es que tu chat se pierda en el ruido de fondo de la actividad cotidiana. Si tu interlocutor está muy ocupado en ese momento, se corre el riesgo de que no pueda prestarte la atención que te mereces.

El correo electrónico

El correo electrónico es más favorable para l@s que tengan necesidad de un largo proceso de maduración de las ideas, las expresiones y giros, que prefieren darle siete vueltas a la lengua antes de hablar y quieren estar seguros de expresar exactamente lo que quieren decir, ni más, ni menos. El correo electrónico presenta, además, la ventaja de ser un paso más concreto, como una carta que se envía. El correo existe y su receptor puede volver a releerlo a su ritmo. Pero, de todas formas, cuidado, un correo electrónico puede parecer frío e impersonal y, por esta razón, constituye un verdadero peligro.

Así que es importante personalizarlo:

- Sé tú mism@ en lo que dices, pero también en la manera de decirlo. No adoptes un estilo que no se te parece.

- Respáldate en toda la información contenida en su perfil para confeccionar un mensaje que esté dirigido personalmente a él.

- Sé atent@ con el propósito de tu correo electrónico, procura ser original despertando su curiosidad.

Aplica la segunda fase de tu entrenamiento en Meetic