SANTANDER, 18 (EUROPA PRESS)

El sindicato ATI ha criticado "enérgicamente" la reorganización realizada por la Gerencia de Atención Primaria en 29 centros de salud, donde el horario de consultas concluirá a las cinco de la tarde a partir de desde este lunes, lo que afectará a 280 trabajadores.

ATI señala en un comunicado que esta reorganización ha dado lugar a una modificación importante en las condiciones de trabajo de los empleados de estos 29 centros de salud, que pasarán de trabajar de dos a nueve de la tarde a hacerlo de diez de la mañana a cinco de la tarde.

"Modificación que les ha sido informada con menos de 15 días de antelación", denuncia ATI, lo cual "incumple el acuerdo del 92, firmado por Administración central y sindicatos mayoritarios, como es, una estabilidad en la programación de la actividad del trabajador, que éste ha de conocer con seis meses de antelación".

El sindicato añade que esta modificación, comunicada con tiempo "totalmente insuficiente", "no ayuda a conciliar la vida laboral y familiar" de los trabajadores afectados, 280, que son los que realizan el turno de tarde, de los 1.281 trabajadores que aglutina la Atención Primaria.

También implica que la comida la tengan que realizar en el trabajo, "en un tiempo máximo de media hora, y se supone que a golpe de bocadillo", pues, según la Consejería de Sanidad y el Gerente de Atención Primaria, dice ATI, estos trabajadores "no tienen derecho a que el centro les proporcione la comida".

El sindicato denuncia que es "totalmente discriminatorio" el trato que se produce entre los trabajadores de la Atención Primaria y la de los Hospitales Valdecilla, Sierrallana y Laredo, que realizan su jornada en el mismo tramo horario de 10 de la mañana a cinco de la tarde, y cuya comida corre a cargo del hospital.

Para ATI, el modelo organizativo implantado en 29 centros de salud "recorta la atención al usuario", dado que, hasta ahora la asistencia se extendía hasta las nueve de la noche y desde este lunes se reduce a las cinco, con lo cual, la accesibilidad de los pacientes a la Atención Primaria "sufre una merma de tres horas diarias".

ATI considera "incoherente" esta medida, que en su opinión se va a traducir en una "sobrecarga" para los servicios de Urgencia, que se van a convertir en "ambulatorios, sin ser esa su misión, y sin que, con ello, los pacientes solucionen sus problemas más allá de la urgencia", afirma.

Por otro lado, considera "incongruente" que el Servicio Cántabro de Salud "quiera ahorrar 1,2 millones de euros a costa de no sustituir las vacaciones de los trabajadores, y por ello, trabajar con mínimos, lo cual, se traduce en importantes cargas de trabajo, además de suponer recortes en las prestaciones a los usuarios, pues, no es lo mismo cerrar una ventanilla en cualquier administración pública, que cerrar la puerta tres horas antes a los usuarios de los Centros de Salud".

Por otro lado, ATI señala que "no es de recibo" que la no contratación de personal en periodo vacacional provoque el "cierre" de centros como el de Peñacastillo y Liaño, cuyos pacientes deberán desplazarse a otros centros de salud durante los meses de verano. Los de Peñacastillo a Cazoña y los de Liaño a Astillero.

"Y mientras en los centros de salud no se sustituye ni a médicos ni a enfermeras ni a personal de la funciona administrativa ni a celadores, con lo que ello conlleva de merma en la calidad asistencial, en la Gerencia de Atención Primaria, el señor García crea siete Jefaturas más de las muchas que ya existen, que ni se publican ni vienen a cuento, dado que, las hay que son jefes de sí mismos", denuncia ATI en un comunicado de prensa.