BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

El conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, ha evidenciado este jueves la "mejora ambiental" vivida en la sanidad catalana, más de un año después de poner en marcha los recortes presupuestarios que supusieron un tijeretazo cercano a los 900 millones de euros --el 10% del presupuesto del departamento--.

"La situación de mejora ambiental responde a una situación objetiva", ha afirmado Ruiz en una conferencia impartida en el Colegio de Economistas de Catalunya, en la que también ha manifestado que ha sido el recorte presupuestario lo que permite ahora afrontar el plan de transformación del sistema que recoge el Plan de Salud.

El conseller ha añadido que la situación actual es "mucho mejor" a la de 2011, tras realizar unos recortes orientados sobre todo a disminuir los costes laborales y de farmacia, además de una reordenación del servicio ofrecido en algunos centros que generó malestar, en un escenario político complicado con las elecciones municipales y generales a la vista.

En su balance del primer año, Ruiz ha señalado que las medidas de choque puestas en marcha por su Conselleria han sido "bastante de manual", y ha añadido que muchas comunidades autónomas que en su día las criticaron y alertaron del supuesto declive del sistema sanitario catalán ahora se ven obligadas a tomar medidas idénticas, y afrontan las mismas protestas ciudadanas que vivió Catalunya a lo largo de 2011.

Asimismo, el conseller ha ensalzado la figura de los profesionales sanitarios por asumir la pérdida de poder adquisitivo y condiciones laborales, y ha reconocido que el sistema tiene una "deuda" para con ellos.

En todo caso, ha vaticinado que los recortes no serán suficientes para revertir la infrafinanciación crónica del sistema sanitario, y ha reiterado su apuesta por un modelo orientado a atender el riesgo de sufrir una enfermedad con carácter preventivo, y no solo a atender la patología cuando ya se ha producido.