MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y las comunidades han acordado dejar de financiar un total de 425 fármacos para síntomas menores a partir del próximo mes de agosto, por lo que a partir de entonces los ciudadanos deberán abonar de forma íntegra el importe de estas medicinas.

Así lo han acordado durante la última reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) celebrada esta tarde en el ministerio, en la que han decidido que esta medida incluya excepciones para enfermos crónicos y "en aquellos casos en que lo decidan los médicos", según ha asegurado Mato. El ahorro estimado es de unos 458 millones de euros.

Después de las diferentes cifras barajadas a lo largo de las más de cuatro horas de reunión, finalmente serán 425 medicamentos relativos a un total de 19 grupos terapéuticos los que dejarán de ser financiados por las comunidades. No obstante, el listado se irá revisando progresivamente.

La decisión, según Mato, no se debe a que se trate de medicamentos para síntomas menores ni de un coste más bajo "sino a que ofrecen un menor efecto terapéutico", con el objetivo también de "poder apostar por fármacos más innovadores".

Los grupos son los tratamientos del exceso de secreción gástrica (compuestos de aluminio); estreñimiento (laxantes y antagonistas de opiáceos); antidiarreicos (preparados con carbón antipropulsivos); tratamientos para la migraña leve (alcaloides del Ergot); deterioro cognitivo asociado a la edad (vasodiladatores periféricos o piracetam); hemorroides (corticoides); varices (bioflavonoides); dermatitis del pañal (miconazol); y psoriasis (extracto de calaguala).

Asimismo, el llamado 'medicamentazo' también afectará a los fármacos para virosis tópicas o superficiales (idoxuridina, tromantadina, aciclovir, etc.); tratamientos tópicos de inflamaciones de origen traumático (antiflamatorios no esteroideos tópicos); ansiedad leve (passiflora y crateabus, oxitriptan); vías respiratorias y tos (mucolíticos y alcaloides de opio); sequedad ocular (lágrimas artificiales); inflamación reumática leve (diacereina); dislipenias leves (triglicéricos omega 3); y congrestión nasal (simpaticomiméticos).