MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Las organizaciones sindicales más representativas en el Sistema Nacional de Salud (CSIF, CCOO, UGT (FSP), CEMSATSE y SATSE), desconfían de las medidas adoptadas por Gobierno, y, especialmente, dudan que puedan generar un ahorro económico de 7.000 millones de euros. A su juicio, generarán desigualdades entre la población y empeorará las condiciones de los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS).

En un comunicado conjunto, las organizaciones sindicales advierte de que se están tomando medidas que afectan a los derechos básicos de los ciudadanos, sin contar con que "un ahorro en el sector sanitario de este calado puede generar graves consecuencias en la calidad asistencial y en la atención sanitaria".

El ahorro en los recursos humanos repercutirá "directamente", añade, en los usuarios ya que supondrá el cierre de recursos, lo que conllevará un aumento de las listas de espera y una mayor "sobrecarga asistencial para los profesionales que "tendrán que redoblar esfuerzos por una menor retribución".

La decisión de retirar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes 'sin papeles', por su parte conllevará, además del "incumplimiento del mandato constitucional de los poderes públicos que deben garantizar la salud para el conjunto de la población", graves consecuencias para la salud pública.

En cuanto a la nueva cartera de servicios les preocupa que quede dividida en "la financiada, la que se realiza con 'repago' y la que será exclusivamente de pago". "Este es uno de los principales riesgos para el sistema, que queda quebrado en su esencia el sistema público y universal como lo hemos conocido hasta ahora y como lo regula la Constitución y la Ley General de Sanidad", añade.

Por tanto, reiteran su rechazo a cualquier medida que implique el copago o el repago porque, a su juicio, "recaen en los más débiles y los más mayores". Y, proponen, que se incrementen y mejores los servicios sanitarios del SNS, que se reforme la gestión del sistema de manera más eficiente; que se proteja y cuide a los profesionales sanitarios; que se busque el diálogo entre todos los interlocutores, y que se apueste por la Atención Primaria.