MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El 6,9 por ciento de los adolescentes padece depresión y, especialmente, las mujeres de 18 años que son habituales consumidoras de sustancias tóxicas como, por ejemplo, tabaco o alcohol, según un estudio realizado en el centro de Salud de Les Corts de Barcelona por las doctoras Antonieta Also y Montserrat Pinyol y que ha sido presentado en el XXXII Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC).

No obstante, estas expertas avisan de que este porcentaje podría ser "más elevado" dado que son pocos los jóvenes que acuden a las consultas de médicos de familia para diagnosticarse. En este caso, Also comenta que entre los principales factores de riesgo destaca el hecho de vivir en un centro de acogida, la muerte de un progenitor, la existencia de enfermedad mental en un familiar de primer grado --más frecuente si es la madre--, el alcoholismo familiar --predominante en el padre-- y la existencia de conflictos familiares.

"En términos generales, el adolescente es un paciente que difícilmente consulta en un centro de salud, a menos de que se trate de un problema grave o bien se trate de un problema de salud con una repercusión en la convivencia que conlleve el acompañamiento de los padres a la consulta. Por lo tanto, es muy posible que la depresión en el adolescente sea un problema de salud infradiagnosticado", avisa este experta.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión afecta a unos 120 millones de personas y condiciona un 25 por ciento de las visitas médicas. Los factores de riesgo familiares favorecen la aparición de depresión en adolescentes, un 20 o un 25 por ciento tienen historia familiar de trastornos depresivos. Asimismo, los hijos de padres con depresión presentan una probabilidad entre tres y cuatro veces mayor de desarrollar esta enfermedad.