MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El Congreso --con los votos de PP, Foro y UPN-- ha rechazado la moción de IU, consecuencia de la interpelación urgente debatida la pasada semana en el Congreso, defendida por el diputado de IU, Gaspar Llamazares, en la que pedía derogar el decreto de reformas sanitaria, aprobado este mes en la Cámara Baja, así como iniciar un proceso de negociaciones para alcanzar un pacto de Estado por la Sanidad.

No obstante, los portavoces parlamentarios del PSOE, de UPyD, de CiU, PNV y BNG han mostrado su conformidad con el texto presentado por Llamazares, al que CiU, PSOE y UPyD han tenido la opción de mejorar con la aportación de sus enmiendas.

Desde el PP, Rubén Moreno Palanques ha advertido a Gaspar Llamazares que el decreto no cambia el modelo universal de sanidad, al mismo tiempo que le ha criticado por tachar a la norma de "cambio trascendental" y de "contrarreforma del sistema sanitario".

Sobre los ciudadanos de otras nacionalidades que se encuentran en situación irregular, el 'popular' ha señalado que el decreto le reconoce la asistencia sanitaria en situaciones de urgencia, y a los menores de 18 años se les trata igual que a los españoles.

"Llamazares dice que la asistencia sanitaria no tiene precio pero sí un coste, aunque sea en términos de inversión en salud. La propia CE reconoce que la universalización sanitaria no significa todos a todos y de todo. Hay que priorizar y tener en cuenta la grave situación de crisis económica", ha defendido.

En su turno de defensa de la iniciativa, Gaspar Llamazares ha dicho que el decreto de sanidad es "un sindiós" porque dice defender la sanidad universal y pública con exclusiones, repagos y prestaciones de primera o segunda, al mismo tiempo que dice pretender un pacto por la Sanidad "con la imposición" del repago farmacéutico, el impuesto a la enfermedad, poniendo precio a la ortoprótesis y al transporte no urgente.

"Proponemos en esta moción una serie de puntos que nos parecen lógicos y el fundamental es que el Gobierno reconsidere dicho decreto que podríamos denominar, en términos de algún conservador del siglo pasado, como 'un camino de servidumbre', con respecto a las imposiciones de la 'madrastra UE', que nos dice que debemos cambiar nuestro modelo laboral, sanitario y educativo para converger con los modelos más precarios de la UE", ha agregado.

EL VIEJO MODELO DEL ASEGURAMIENTO

Rosa Díez, en nombre de UPyD, ha recordado su voto en contra al decreto de reforma sanitaria porque dice que en él se sustituye la universalidad de la sanidad por el viejo modelo del aseguramiento. "Nos parece adecuada la moción y muy oportuna", ha indicado.

Conxita Tarruella, de CiU, ha recordado que su grupo parlamentario en algunos puntos coincide con la moción de la Izquierda Plural, si bien puntualiza en sus enmiendas que el Gobierno garantice la universalidad y la equidad al acceso de las prestaciones del SNS de todos los ciudadanos y residentes.

Mientras, el portavoz socialista en la materia, José Martínez Olmos, ha valorado la iniciativa presentada por Gaspar Llamazares, en relación con la sostenibilidad de la sanidad pública y considera que todavía se está a tiempo de retomar un cambio de diálogo y consenso como elementos fundamentales que, a su juicio, la ciudadanía "agradecería" para que no se vean afectados sus derechos.

Desde el BNG, Olaia Fernández Davila ha advertido sobre la intención del Gobierno del PP de privatizar la sanidad pública y de la construcción de centros de salud y de servicios.

Por su parte, el diputado nacionalista vasco, Emilio Olabarria ha puesto en relieve que el déficit del sistema sanitario es de 16.000 millones de euros, igual que el de Bankia. "No sé si es el mismo contable o realmente la cifra está teniendo una suerte de tótem. Se restringe el modelo del SNS al recortar su carácter universal y gratuito. Si esto no es una restricción que baje Dios y lo vea", ha señalado.