SEVILLA, 25 (EUROPA PRESS)

La puesta en marcha de un 'screening' (diagnóstico precoz en mujeres en las que no existen factores de riesgo) en cáncer de mama, unido a la realización de una mamografía, permite reducir la mortalidad por este tipo de tumor entre un 20 y un 30 por ciento de los casos, según han apuntado este viernes diversos expertos reunidos en el '31 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Radiología Médica', que se está celebrando en Granada.

De hecho, en la sesión de este viernes varios expertos radiólogos han destacado que la mamografía ya detecta de por sí entre el 70 y el 95 por ciento de los cánceres de mama en su estado inicial, un tipo de tumor que representa en la actualidad la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres, tanto en España como en el resto de los países desarrollados.

Según los expertos, anualmente se diagnostican alrededor de un millón de casos nuevos en el mundo, de los cuales en torno a 20.000 corresponden a España. La mayoría de ellos, insisten los radiólogos, se han diagnosticado a través de mamografía, lo que le ha valido a esta técnica como "la única en la que existe evidencia científica que disminuye la mortalidad por cáncer de mama y por lo tanto es la técnica de elección para el cribado poblacional".

Además, han destacado que la morbilidad por esta causa ha disminuido considerablemente, al permitir aplicar tratamientos menos agresivos que la mastectomía, como pueden ser la cirugía conservadora o la realización de biopsia selectiva de ganglio centinela (BSGC), lo mejora de forma considerable la calidad de vida de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama.

Gracias a ello, agregan, se evita efectos adversos de otros tratamientos más agresivos, posibilitando que hasta un 70 por ciento de las mujeres que actualmente se diagnostican de cáncer de mama en estadio inicial puedan tratarse preservando la mama.

De hecho, los estudios presentados en el congreso nacional de la SERAM aseguran que el cribado mamográfico va dirigido a mujeres en una franja de edad de riesgo potencial. Los expertos añaden que el control de dichas proyecciones mamográficas son revisadas por dos radiólogos de forma independiente, lo que se denomina 'doble lectura independiente no consensuada', para aumentar y mejorar la detección. Para medir los resultados de su diagnóstico, los especialistas los clasifican según sean positivos o negativos.