MÉRIDA, 14 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Política Social de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón, ha garantizado este jueves la continuidad de "todos" los servicios que presta el Hospital Tierra de Barros y ha desmentido que la consejería que dirige se haya planteado en algún momento el "cierre" de este centro hospitalario.

Según ha puntualizado el consejero, el Hospital de Tierra de Barros es uno de los servicios sanitarios "más importantes" de la comarca, razón por la que ha insistido en que en "ningún momento se ha barajado su cierre".

En este sentido, ha lanzado un mensaje de "calma" a los vecinos de la comarca y ha reclamado a todas las fuerzas políticas su contribución para mantener la "tranquilidad" y la "normalidad" dentro de las "difíciles circunstancias económicas" por las que atraviesan Extremadura y España, según informa el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.

"En estos momentos, los ciudadanos esperan que los políticos estemos a la altura de las circunstancias económicas, que son muy complicadas. Necesitan políticos que les transmitan seguridad y tranquilidad, que tomen decisiones lo más justas y equitativas y que las expliquen lo mejor que les sea posible", ha insistido el consejero de Salud.

Hernández Carrón ha hecho estas declaraciones tras reunirse este jueves con el alcalde de Almendralejo, José García Lobato, en su primera visita institucional a un ayuntamiento extremeño, tras su toma de posesión como consejero de Salud y Política Social de Extremadura.

Cabe destacar, además, que tras el encuentro con el primer edil almendralejense, el consejero de Salud visitó también el Hospital de Tierra de Barros, donde fue recibido por el personal sanitario.

Posteriormente mantuvo también una reunión con miembros de la Plataforma Sanitaria 'Tierra de Barros' y representantes de la Fundación San Juan de Dios.

PROTESTAS EN QUINTANA

Preguntado por los periodistas acerca de los episodios de protesta protagonizados por vecinos de Quintana de la Serena, quienes se manifestaron este jueves a las puertas del Hospital de Don Benito, Luis Alfonso Hernández ha apelado a la "madurez" de la ciudadanía y ha pedido a los extremeños en general y a los quintanejos en particular que "no se dejen manipular por intereses de carácter partidista".

"El derecho de protesta está reconocido en España y lo respetamos profundamente", ha comentado, aunque ha recordado que ese derecho tiene el "límite" en la "libertad" del resto de los ciudadanos.

"Hay algunas medidas de presión que quizá extralimitan el derecho de protesta, porque el caso de la manifestación en el Hospital de Don Benito incomoda a los pacientes", ha señalado y ha reiterado su llamada al "sentido común" y a la "sensatez", en un momento de "alarma nacional".

En esta misma línea ha agregado que "entiende" que los vecinos "protesten por sus derechos", pero ha señalado que "no" comprende la "manipulación ni del Partido Socialista ni del señor Fernández Vara".

"Los ciudadanos son testigos, un día sí y otro también, de las necesidades y dificultades de este país, que no han sido precisamente generadas por quienes ahora tenemos la responsabilidad del Gobierno", ha dicho, y ha apostillado que "todas las medidas que se toman están orientadas a que el paciente, que es nuestro Sistema Nacional de Salud, no empeore".

ENFERMERAS JUBILADAS

Por otro lado, al ser preguntado también por la situación de las enfermeras jubiladas que protestaban ayer ante la sede del SES en Badajoz por la pérdida del complemento de pensión, Luis Alfonso Hernández ha explicado que la desaparición de dicho plus es consecuencia de un "automatismo legal" al entrar en vigor el Real Decreto Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

Al hilo de lo anterior, ha anunciado que dentro de "dos o tres semanas" la Consejería de Salud dará a conocer las medidas autonómicas, que ahora se encuentran en fase de estudio, para dar una respuesta al personal sanitario no facultativo afectado por este Real Decreto, que son un total de 239 personas.