VALLADOLID, 1 (EUROPA PRESS)

La secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, ha garantizado que el Ministerio se pondrá al frente para liderar, junto a las comunidades autónomas, el proceso para "blindar" la sanidad en un momento "muy difícil, muy complejo de crisis económica heredada por la falta de liderazgo y de políticas" en el que se pone de manifiesto la posibilidad de trabajar "juntos" y llegar a acuerdos.

Farjas se ha expresado así en el marco de las XI Jornadas de Gestión y Evaluación de Costes Sanitarios, que se celebran en Valladolid bajo el lema 'Reorganizando el sistema', en el que diversos consejeros han abogado que el Ministerio ejerza el liderazgo para evitar desigualdades entre comunidades en la atención sanitaria.

A este respecto, considera que el encuentro que se celebra en Valladolid "marca un antes y un después" porque están las comunidades y el Gobierno de España, con todos los gerentes, en la búsqueda de "sinergias" y ha recordado el compromiso "desde el primer momento" de la ministra Ana Mato con la adopción de acuerdos en los consejos interterritoriales de febrero y abril que han tenido como consecuencia el Real Decreto de medidas de reforma.

Farjas ha añadido que esta normativa persigue garantizar la sostenibilidad del sistema y ha reiterado el compromiso de comunidades autónomas y con el Gobierno de España "al frente" de "blindar la asistencia sanitaria universal, gratuita y de calidad" para todos los españoles.

En esta línea, ha insistido en el compromiso para establecer una cartera de servicios "homogénea, única", elaborada con criterios "de eficacia, calidad y eficiencia" y trabajar conjuntamente "ayudando a los servicios de salud para diseñar un catálogo de prestaciones en dietoterápicos, ortoprótesis, en los elementos que configuran la cartera suplementaria".

Todo ello "en un momento muy difícil, muy complejo de crisis económica heredada por la falta de liderazgo y de políticas", ha dicho Farjas, cuando hoy se pone de manifiesto que "es posible tomar decisiones conjuntas" y llegar a acuerdos con trabajo conjunto.

Como ejemplo de esa labor, la secretaria de Sanidad y Consumo, "en un momento de especial importancia", ha puesto las Jornadas que se celebran en Valladolid, que "ponen en valor" la capacidad y el compromiso de todas las comunidades autónomas, los responsables de gestión y del Gobierno por buscar "sinergias" y trabajar juntos "para la buena implementación y ejecución de todas las medidas de mejora de la sostenibilidad" del sistema.

"Nunca como ahora ha tenido tanto valor la implicación, el compromiso de los profesionales y muy en especial los responsables de gestión para adoptar aquellas medidas que mejoren la eficiencia y la calidad, los resultados, acorten los tiempos de respuesta y garanticen la viabilidad y sostenibilidad del sistema", ha reiterado.

En este sentido, ha destacado el debate de temas tan importantes como las medidas de ordenación de los recursos humanos, de gestión, de eficiencia dentro de hospitales y centros de salud o la integración de Atención Primaria y Especializada o la atención a pacientes crónicos. "La gestión es el mejor instrumento o herramienta para garantizar la sostenibilidad en España", ha aseverado.

ATENCIÓN GARANTIZADA

Por otro lado, la secretaria general de Sanidad y Consumo se ha referido a dos cuestiones polémicas como la futura atención a inmigrantes y el transporte sanitario no urgente.

A este respecto, Farjas ha recordado que el Real Decreto aprobado por el Gobierno apuesta por "blindar" a la sanidad del uso y del abuso y ha incidido en que España no había adoptado medidas legislativas que sí habían tomado los miembros de la UE para establecer la garantía de que cualquier persona en España que necesite asistencia sanitaria vaya a ser atendido, pero de manera que si hay un tercer país obligado al pago, España pueda facturar.

Lo que se pretende, ha concretado, "es evitar el fraude que se estaba produciendo, de países con dinero, con rentas, con seguro propio de sanidad, que venían y obtenían la tarjeta sanitaria y no sólo eran atendidos gratis sino que cuando volvían a su país durante dos años se seguía pagando el coste de la asistencia sanitaria".

En términos económicos, ha recordado que el Tribunal de Cuentas puso de manifiesto el abuso "sistemático" que se producía, que suponía casi 1.000 millones de euros sólo en coste de asistencia a 700.000 europeos que habían obtenido la tarjeta sanitaria "sin tener derecho" porque España no traspuesto la normativa de forma adecuada.

Por ello, ha pedido "tranquilidad" a todos los que estén en España porque "la sanidad española ha demostrado la capacidad de solidaridad" y ha descartado dificultades de la atención a quien la necesite, ya que "va a ser atendido según sus necesidades" y además se garantiza incluso una cartera de asistencia básica "mucho más amplia" que otros países europeos.

Sin embargo, ha aclarado que se establece un marco "de obligación" de los servicios de salud de buscar "siempre" y garantizar que se realiza el control adecuado y se puede facturar al país de origen del paciente para "blindar también la garantía financiera del sistema de salud, evitar el mal uso, el fraude y garantizar una asistencia de calidad y la sostenibilidad".

En cuanto al transporte sanitario no urgente, ha destacado la necesidad de establecer los mismos criterios para toda España, para que todos los usuarios en los diferentes servicios de salud sepan "cuáles son, la cartera de servicios y cómo se accede a ellos".

Pilar Farjas ha recordado que el transporte no estaba definido y en cada comunidad se gestionaba de una manera, por ello el compromiso es establecer un modelo común, de manera que se garantice que determinados tipos de transporte como el de pacientes en hemodiálisis va a seguir siendo cubierto por el sistema. "Pero lo va a ser de forma homogénea para todos los servicios", ha aclarado, al tiempo que ha incidido en que hay una tarea técnica que realizan los profesionales para identificar qué tipos de transporte no van a tener aportación o está definida la aportación reducida.