Jornada "tranquila" en las farmacias de guardia gallegas, con consultas sobre procedimientos y casos "concretos" de pacientes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 (EUROPA PRESS)

Las farmacias gallegas han empezado a aplicar este domingo el nuevo copago en los medicamentos en función de la renta y lo han hecho "con normalidad", aunque a lo largo de la jornada se han registrado algunas "incidencias técnicas", problemas puntuales con los programas de gestión y las dudas de usuarios, que aceptan "con resignación" el nuevo sistema.

"Normalidad, pero con consultas frecuentes y problemas técnicos". Es el resumen que hacen del primer día de aplicación del copago --en las farmacias de guardia abiertas, al tratarse de un domingo-- los titulares de los colegios farmacéuticos y de distintas oficinas de las cuatro provincias gallegas consultados por Europa Press.

Así, la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña, Rosa Lendoiro, ha explicado que "en líneas generales" no se ha producido "ningún problema grave" en ninguna de las 113 farmacias abiertas este domingo en la provincia que haya impedido a los usuarios acceder a los medicamentos que necesitan.

Eso sí, a media mañana, el Colegio coruñés había recibido ya 33 consultas por parte de farmacéuticos por incidencias puntuales o para realizar alguna consulta "sobre el procedimiento de actuación" de algún paciente concreto. En cuanto a los usuarios, Lendoiro ha asegurado a Europa Press que asumen el nuevo sistema "con resignación" y sus dudas se centran en la aportación que tienen que realizar.

"Curiosamente, los pensionistas saben que tienen que pagar. Sin embargo en los activos se ha detectado más sorpresa, no siempre están mentalizados", ha reflexionado, vinculando esta situación a que la información mediática se ha centrado más en el colectivo de los jubilados --y sus topes de 8 y 18 euros-- que en los cambios que afectan al resto de la población.

"IMPLICACIÓN" DE LOS COLEGIOS

Desde Lugo, la presidenta de su Colegio de Farmacéuticos, Ana Prieto, ha incidido en que en las 41 farmacias abiertas en la provincia están trabajando con el nuevo sistema "con bastantes incidencias", que se pueden resolver, ha destacado a Europa Press, gracias a la "implicación" de los colegios y a los programas de gestión.

Así, señala que ha recibido llamadas frecuentes a lo largo de la jornada. Por ejemplo, una procedente de una farmacia de Ribadeo a la que acudió un paciente asturiano con una receta en papel y "sin los códigos" que permiten establecer la categoría en la que circunscribirle.

"En ese caso, si es un pensionista se le cobra el 10 por ciento y si es un activo, se le cobra el 40 por ciento. Se le entrega una factura y el paciente, en su comunidad, reclama la diferencia", aporta la solución Ana Prieto.

En cuanto a los usuarios, señala que, en general, los usuarios aceptan "resignados" el nuevo sistema de copago farmacéutico y que se ha dado, incluso, algún caso en el que un paciente "se ha llevado la sorpresa de que no tiene que pagar.

"TRANQUILIDAD" EN OURENSE Y PONTEVEDRA

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ourense, Vicente Jairo Álvarez, incide en que el día está transcurriendo "con normalidad" en las farmacias de guardia de su provincia y sin un gran número de incidencias. En último caso, recuerda al igual que sus compañeras de Lugo y A Coruña, que el Sergas cuenta con un programa de contingencia.

"Sólo se han dado pequeños fallos puntuales en los programas y de personas más o menos formadas que han realizado alguna consulta, pero en general está funcionando bien", señala Álvarez, quien alude al trabajo previo realizado en los últimos días.

En la misma línea se han pronunciado responsables de varias farmacias de la provincia de Pontevedra consultados por Europa Press, que han subrayado que los ciudadanos asumen "tranquilos y resignados" el nuevo sistema de copago farmacéutico, mientras que los profesionales registran incidencias técnicas puntuales.

REDUCIR LA FACTURA FARMACÉUTICA

La Consellería de Sanidade prevé reducir en un 4 por ciento la factura farmacéutica con la aplicación del copago. Según los datos de Sanidade, un 84 por ciento de los pensionistas gallegos, unas 674.000 personas, no superará los ocho euros de aportación mensual por los medicamentos con el nuevo sistema de copago que entrará en vigor este domingo y más de 100.000 ciudadanos estarán exentos de pago de los fármacos financiados.

Además, la Consellería de Sanidade estima que más del 76 por ciento de los ciudadanos activos "no va a cambiar de aportación" y "seguirán con el 40 por ciento".

En Galicia hay unas 2.727.254 personas con tarjeta sanitaria del Sergas, de las cuales un 31,8 por ciento son pensionistas, cuya aportación mensual media es de 4,75 euros al mes. En 2011, según los datos de Sanidade, el número de recetas en Galicia ascendió a 67.748.160, de las que la media por pensionista y año fue de 58 y de activos de nueve.

DECRETO

Por su parte, quedan exentos de pago de los medicamentos financiados los afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en su normativa específica, personas perceptoras de rentas de integración social, personal perceptoras de pensiones no contributivas, parados que perdieron el derecho a percibir el subsidio de desempleo, y tratamientos derivados de accidente laboral y enfermedad profesional. Según los datos de Sanidade, unos 100.000 ciudadanos están incluidos en esta exención.

Con el Real Decreto Ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, a partir de este 1 de julio los pensionistas con una renta inferior a los 18.000 euros pagarán un 10 por ciento de los medicamentos con un tope mensual de ocho euros; los que tengan una renta entre 18.000 y 100.000 tendrán el mismo porcentaje y un tope de 18 euros, mientras que los que superen los 100.000 euros abonarán un 60 por ciento con un máximo mensual de 60 euros.

En cuanto a los activos, los que tengan una renta inferior a 18.000 euros abonarán un 40 por ciento como hasta ahora; los que se sitúen entre los 18.000 y 100.000 pagarán un 50 por ciento y los que superen los 100.000 euros abonarán un 60 por ciento. Por su parte, habrá una aportación reducida para pacientes crónicos, que aportarán un 10 por ciento con un tope de 4,13 euros.