MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Ingerir entre el 50 y el 60 por ciento de hidratos de carbono en la dieta, reducir el consumo de sal en las comidas a menos de tres y cinco gramos al día y sustituirla por sal yodada, o dedicar entre 15 y 20 minutos diarios a tomar un desayuno completo compuesto de lácteos, cereales y fruta, ayuda a mantener una buena salud alimentaria.

Así consta en el 'Decálogo de la Alimentación Saludable' propuesto por la nutricionista y médico de familia del Hospital USP San Camilo de Madrid Avelina Acebal, con motivo del Día Nacional de la Nutrición el próximo 28 de mayo, y en el que, además, se recomienda tomar cinco raciones diarias de frutas, verduras y hortalizas, beber entre uno y dos litros al día de agua, y realizar ejercicio físico durante 3 o 4 veces a la semana con una duración de entre 40 y 45 minutos por sesión.

Asimismo, esta experta recuerda que cuanta más variedad de alimentos exista en la dieta mayor garantía se tendrá de que la alimentación es equilibrada y que contiene todos los nutrientes necesarios. Además, señala la necesidad de que las grasas que se consuman no superen el 30 por ciento de la ingesta diaria, reduciéndose a un 10 por ciento esa ingesta en el caso de las grasas saturadas.

En este sentido, Acebal destaca la importancia de que se limite el consumo de productos ricos en azúcares simples, como golosinas, dulces y refrescos y de que las proteínas aporten entre el 10 y el 15 por ciento de las calorías totales, combinándose proteínas de origen animal y vegetal.

Dicho esto, ha recordado que los hidratos de carbono más saludables son los integrales, al margen de los cereales, las patatas y las legumbres, debido a que contienen un mayor aporte en fibra, vitaminas y minerales.