Valdecilla tiene 4 camas en la Unidad de Cuidados Intermedios que, con el Servicio Extensivo de Cuidados Intensivos, se implantó en 2009

SANTANDER, 12 (EUROPA PRESS)

La medicina preventiva crítica, que se ocupa de los pacientes con riesgo de ser ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), se materializa en lo que se ha denominado como Unidades de Cuidados Intermedios, un servicio hospitalario que reduce hasta en un 40 por ciento los costes de la UCI, que en España ascienden a unos 1.400 euros por día de ingreso.

Estas unidades, según se ha tratado en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) en Santander, suponen, en los hospitales que están implantadas, un ahorro "considerable" a la hora de gestionar los hospitales, que ahorran unos 700.000 euros por cada unidad de estas características al mes.

Se estima que en España hay un total de 280 Unidades de Cuidados Intensivos, por lo que el ahorro estimado, de desarrollarse estas unidades que ya están disponibles en algunos hospitales españoles como es el caso de Valdecilla, supondría un ahorro estimado de 196 millones de euros cada mes.

La puesta en marcha de este tipo de unidades es defendida por los responsables de la medicina intensiva, ya que su implantación supondría poder evitar el ingreso de muchos pacientes en la UCI, con lo que se reduce el tiempo de recuperación y, por lo tanto, se mejora su calidad de vida.

La creación de unidades intermedias, muy ligadas a las UCI, producen una "mejora de la atención sanitaria", según han indicado este martes en rueda de prensa el jefe de Cuidados Intensivos de Valdecilla, Fernando Ortiz Melón; el jefe de Cuidados Intensivos del Hospital de Henares, Federico Gordo; y el presidente de la Federación Mundial de Cuidados Críticos y Medicina Intensiva, Edgar Jiménez.

Estas secciones están en contacto directo con pacientes con probabilidades de ingreso en Cuidados Intensivos y desarrollan una labor de seguimiento de aquellos que han salido de dichas unidades, lo que puede resultar de "gran importancia" para prevenir el recaídas y prever situaciones de riesgo.

"Con las unidades intermedias, logramos una relación más estrecha con el paciente fuera de la UCI y un seguimiento más detallado, para poder mejorar y reducir las estancias en el hospital", ha asegurado Ortiz Melón.

Ha detallado que Valdecilla, desde 2009, cuenta con dos unidades ligadas a la UCI: el Servicio Extensivo de Cuidados Intensivos, en el que los especialistas valoran a pacientes graves que están en planta; y la Unidad de Cuidados Intermedios, que cuenta con cuatro camas. "La implantación de estas unidades ligadas a la UCI ha reducido la mortalidad y el número de días de estancia", ha dicho.

"ESPECIALISTA GLOBAL"

En la actualidad, los hospitales cuentan con especialistas "muy preparados" y con pacientes pluripatológicos, por lo que se hace necesaria la figura de un "especialista global", así lo ha asegurado Ortiz Melón, que ha resaltado la importancia del intensivista para asumir esta responsabilidad. "Por su experiencia distingue mejor la gravedad y pueden prever con más rapidez la aparición de riesgos", ha dicho.

En las Unidades de Cuidados Intermedios es "vital" la colaboración con médicos de otras especialidades que hagan posible "una actuación precoz en pacientes de riesgo", ha considerado asegura Federico Gordo. Mientras que Jiménez ha manifestado que la implantación global de estas unidades depende de un "cambio en la mentalidad".

Además, el presidente de la Federación Mundial de Cuidados Críticos y Medicina Intensiva ha destacado que "el papel de España en este campo es pionero", por lo que ha reconocido la labor de los intensivistas españoles.