MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Los principales avances producidos en anatomía patológica han conseguido mejorar la precisión del diagnóstico de cáncer, hasta el punto de lograr detallar, en muchos casos, la predicción de la respuesta de un paciente a las terapias disponibles y profundizar en el conocimiento de nuevos marcadores de riesgo y de pronóstico, según han resaltado participantes del I Congreso 'Patología en el Siglo XXI: desde el diagnóstico molecular a la terapia personalizada del cáncer', que tiene lugar estos días en Madrid.

Dicho encuentro, organizado por el MD Anderson Cancer Center Madrid, 'The University of Texas MD Anderson Cancer Center' de Houston y la Fundación Ramón Areces, busca profundizar en el conocimiento de la Patología como práctica clínica habitual para el diagnóstico oncológico.

"Sin duda, la consecución de las terapias personalizadas depende plenamente del desarrollo del diagnóstico molecular ya que, si no hay identificación de un biomarcador, no se puede asignar un tratamiento a un paciente", ha explicado el jefe del Departamento de Anatomía Patológica del MD Anderson Cancer Center Madrid, el doctor Juan F. García.

En cuanto al descubrimiento de nuevos marcadores o dianas terapéuticas, ejemplos relevantes han sido los EDFR, HER2, VEFGR, BRAS, KRAS, PI3CA en muchas neoplasias, además de otros genes con alteraciones genéticas específicas en cada tumor y en cada individuo "y que, por tanto, permiten un tratamiento más personalizado de cada caso", ha señalado.

El encuentro también incluye un seminario de casos, donde los asistentes también participarán en sesiones prácticas sobre técnicas moleculares, que permitirán la discusión y el debate en directo. A lo largo de las jornadas, los especialistas también tendrán la posibilidad de analizar las líneas de investigación en patología que previsiblemente centrarán este campo durante los próximos años.

Así, las técnicas de secuenciación de ADN para la investigación y el diagnóstico de casos oncológicos han permitido conocer mejor el genoma humano e identificar alteraciones, que son empleados para el diagnóstico de los distintos tipos de cáncer y como dianas terapéuticas.

"En los últimos años, estas técnicas han evolucionado para permitir un análisis masivo, derivando en la secuenciación masiva de última generación, que incorpora procedimientos químicos novedosos y tecnología de nanoconductores", ha concluido el especialista del MD Anderson Cancer Center Madrid.