BARCELONA/MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac) ha alertado este martes de que el cobro de la tasa del euro por receta puede dañar la confianza del profesional y su paciente, y ha pedido desvincular el tributo del servicio farmacéutico.

El establecimiento de esta tasa "desvirtúa la imagen de la farmacia comunitaria como establecimiento de salud y puede dañar seriamente la relación de confianza entre el farmacéutico y sus pacientes", según la Sefac, que ha pedido a la Generalitat de Cataluña que el tributo deje de cobrarse en las farmacias como está previsto a partir del 23 de junio.

"El farmacéutico comunitario es un agente sanitario que no puede utilizarse como un medio para la recaudación de tasas, como se podría desprender de la futura aplicación de esta medida", señalan por lo que advierten de que esta medida no debe vincularse con el servicio profesional de los farmacéuticos comunitarios.

Igualmente, ha reclamado que se evalúe su impacto en salud, alegando que la medida puede propiciar la aparición de inequidades en el acceso a la prestación farmacéutica, especialmente para los pacientes catalanes que "se verán obligados a abonar un dinero por sus medicamentos que no se cobrarán en otras regiones". También alertan de que se podrían generar problemas de salud en algunos colectivos vulnerables que podrían no acudir al médico o a la farmacia para no tener que abonar esa tasa.

Por ello, piden a la Generalitat que el nuevo tributo no se recaude en la farmacia "como establecimiento sanitario que es, sino en las oficias de recaudación y que la tasa no se vincule con una actividad profesional del farmacéutico como es la dispensación de fármacos".

En cualquier caso, solicitan a la Generalitat que "explique bien" la medida para que los ciudadanos sean que su aplicación "no resulta beneficio económico alguno para la farmacia" y que realice un seguimiento y evaluación de la tasa y su posible impacto en la adherencia terapéutica y su morbimortalidad.