MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de Houston, en Estados Unidos, han descubierto que los mandos a distancia de los televisores son las superficies más contaminadas por bacterias de las habitaciones de los hoteles. Además, también han encontrado una concentración elevada de microorganismos en los carros de limpieza.

Según ha explicado la autora del estudio, Katie Kirsch, en la reunión de la Sociedad Americana de Microbiología, los métodos de limpieza que se utiliza para limpiar los hoteles están basados en una evaluación visual que ha demostrado ser "ineficaz para alcanzar unos niveles mínimos de higiene".

Para el estudio, Kirsch y su equipo midieron los niveles de bacterias de diferentes habitaciones de hotel de los estados de Texas, Indiana y Carolina del Sur.

De este modo, mientras que algunas de las muestras más contaminadas fueron el váter o el lavabo y eran esperables, la sorpresa de los autores fue detectar que los niveles de contaminación bacteriana más elevados se dieron en los interruptores de las lámparas de las mesitas de noche y, sobre todo, en los mandos de los televisores.

Asimismo, se mostraron preocupados por los niveles de contaminación detectados en los carros de las limpiadoras y en los utensilios de limpieza utilizados, tales como trapos o esponjas, ya que esto hace que aumente el riesgo de ir pasando estos microorganismos de unas habitaciones a otras.

Por contra, las superficies con menor contaminación fueron el cabecero de la cama, las barras de las cortinas y el mango de la puerta del baño.

Los investigadores no han sabido decir si las bacterias detectadas pueden causar la enfermedad, si bien reconocen que los niveles de contaminación detectados son un indicador fiable de la limpieza en general.

Kirsch advierte de que este estudio es preliminar y está limitado por el tamaño de la muestra, que incluyó sólo 3 habitaciones en cada estado y 19 superficies dentro de cada habitación de hotel, pero espera que sea el comienzo de un cuerpo de investigación que podría ofrecer una base científica a la limpieza del hotel.

"La información derivada de este estudio podría ayudar a los hoteles a adoptar estrategias de limpieza que les permita reducir los riesgos potenciales del contacto con las superficies interiores de las habitaciones del hotel y proporcionar una base para el desarrollo de prácticas ambientales más eficaces y eficientes", dijo Kirsch.