Varios grupos internacionales están estudiando la manera de acelerar o disminuir el crecimiento del pelo

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Por primera vez se ha realizado un ensayo clínico con humanos, en el que han participado 19 pacientes de Georgia (Estados), que ha revelado que la aplicación de una técnica con células madre podría lograr que el cabello volviese a crecer en zonas en las que ya no lo hacía, tal y como ya se había observado en animales.

De esta manera, el coordinador del Grupo Español de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), Ramón Grimalt, quien ha participado estos días en el 'European Hair Research Society', celebrado en Barcelona, ha explicado a Europa Press que la técnica ha sido desarrollada por investigadores canadienses pero que, por problemas burocráticos, el ensayo clínico ha sido realizado en EEUU.

Concretamente, en sus palabras, la técnica consiste en "coger parte de la piel del cuero cabelludo en la que no aparece la alopecia" que, por lo general, es la zona superior de la nuca. Después, "se va a aislar aquellas células", conocidas como las CSC, que son capaces de regenerar nuevos folículos capilares.

Así, gracias a la técnica desarrollada por los investigadores canadienses, el caldo de cultivo formado con las células aisladas del cuero cabelludo puede inyectarse "por debajo de la piel", ha explicado Grimalt, quien ha precisado que, de esta manera, el pelo puede volver a crecer con el paso del tiempo.

Sin embargo, este experto se ha apresurado a matizar que los resultados de este estudio "no son espectaculares", si son comparados con los conseguidos tras investigaciones con ratones. En ellas, a los roedores se les implantaba el caldo de cultivo de las células, que previamente se habían extraído de la zona del bigote, en la oreja sin pelo, consiguiéndose resultados prometedores.

No obstante, "en humanos, los resultados también son buenos y esperanzadores, aunque no con la intensidad que se esperaba de entrada ni con todos los pacientes", ha aclarado.

En relación a esta última cuestión, el coordinador del Grupo Español de Tricología de AEDV ha apuntado al fibroblasto, un tipo de célula que tiene mucha funciones distintas y que ejerce de estructura en la piel del cuero cabelludo.

De esta manera, las proteínas señal mandan información al fibroblasto, quien a su vez puede tener una función regeneradora o, simplemente, puede seguir siendo una célula de sostén. Este hecho varía, ha explicado este experto, en función del reloj biológico de cada persona. "Son unas células muy simples pero que tienen la capacidad de hacer una cosa muy sofisticada, aunque nadie sabe concretamente de qué depende", ha resumido.

En sus palabras, esta investigación "abre la puerta a un nuevo tipo de terapia comparable a la que se está haciendo en otros campos, como por ejemplo, el de la leucemia". No obstante, ha explicado que esta técnica supone "la multiplicación de células", detonante del cáncer, por lo que su estudio busca además descartar la aparición de tumores.

Sin embargo, este experto ha reconocido que, hasta el momento, no ha surgido ningún caso de este tipo ni importantes efectos adversos. En general, "esta capacidad de regenerar cabello es un avance que hasta la fecha nadie había conseguido" y que no se ha logrado con tratamientos orales ni con intervenciones quirúrgicas en las que lo que se hace es "mover los pelos de un sitio a otro", por lo que, en los casos de calvicie avanzada, ya "no hay pelos para ser trasplantados".

El siguiente paso ahora es otro ensayo clínico pero, esta vez, en suelo europeo, y en el que van a participar un centenar de personas. Comenzará, previsiblemente, el año que viene, por lo que ya están contactando con las autoridades reguladoras pertinentes.

ALOPECIA

Por otro lado, este experto ha explicado que la alopecia consiste en el adelgazamiento del cabello hasta que, por fin, desaparece. En el caso de la alopecia androgenética responde, como su nombre indica, a una hormona masculina.

Precisamente, en estos momentos, las principales líneas de investigación están centradas en tratar la alopecia areata autoinmune, que aparece tras el ataque de un grupo de las células de sangre blancas hacía algunas células en la piel o el cabello, provocando de esta manera la calvicie.

"Entendiendo el funcioanmeniento, estaremos más cerca del tratamiento y, por tanto, de su curación", ha afirmado el coordinador del Grupo Español de Tricología de AEDV, quien ha aclarado que todavía queda mucho camino por recorrer hasta que pueda llevarse a la práctica clínica.

Por otro lado, este experto ha destacado que grupos internacionales están estudiando la manera de acelerar o disminuir el crecimiento del pelo. Y, para ello, están observando el mecanismo del folículo piloso "que hace que el pelo crezca, muera y vuelva a nacer".

De manera que, cuando se comprenda bien, a su juicio, se podría controlar el reloj biológico y, así, aumentar y disminuar el crecimiento del pelo. Por ejemplo, ha dicho, mediante una crema que incluya este factor, la persona podría dejar de depilarse o ver de nuevo su pelo crecer.

Estos investigadores están observando también los ciclos del pelo y su sincronización con, por ejemplo, la época del año en la que se encuentre la persona. Grimalt ha hecho referencia además a factores emocionales, como el estrés o a épocas de la vida, como la pubertad, que influyen a la hora de perder o ganar vello corporal.

Por último, en relación a los factores ambientales, este experto ha señalado que estas personas están observando también cómo la barba de los hombres crece más rápido en ambientes cálidos que en gélidos.