El estudio ha sido presentado en el XXXII Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria que se celebra en Bilbao

BILBAO, 15 (EUROPA PRESS)

Médicos de familia presentes en el XXXII Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria han relacionado el descenso de un 21 por ciento en los procesos de incapacidad temporal (IT) con el "temor" a ser despedido o no ver renovados las plazas de empleo.

En el estudio, realizado en centros de salud andaluces, se han analizado 477 procesos de baja temporal a final de los meses de enero de 2010, 2011 y 2012. Según la doctora Carmen Macías, una de las autoras, "se percibe una tendencia hacia un descenso en el número de IT que podría estar relacionado, no sólo con el menor número de pacientes que actualmente trabajan, sino con el temor a ser despedido o no renovado en su empleo actual".

Macías ha señalado que, por un lado, el incremento de la tasa de paro podría estar "enmascarando la realidad" y, por otro, estaría el presentismo laboral, fenómeno "tan difundido hoy entre los medios de comunicación", por el cual los sujetos activos "piden menos bajas o reinician su actividad laboral antes de lo conveniente por miedo a perder el trabajo".

Para esta experta, "los medios de comunicación han podido influir en mayor o menor medida a ello, a generar esta tensión popular y, probablemente también, al estado de alarma y recelo en defensa del propio puesto de trabajo, dada la gran capacidad de difusión de la información que existe hoy en día. No obstante, no podemos asegurar que de manera explícita hayan influido a tener miedo de pedir una baja".

De esta manera, de los 447 procesos de IT analizados, con un número de bajas de 152, 174 y 121 respectivamente a final de enero de 2010, 2011 y 2012, el 51 por ciento eran mujeres, y la edad media era de 46 años en los varones y de 44 en las mujeres.

PROBLEMAS MUSCULARES

Asimismo, los principales grupos de enfermedades que han ocasionado la solicitud han sido, con diferencia, los procesos osteomusculares (46,7%), las patologías mentales (14,9%), las intervenciones quirúrgicas (7%) y neoplasias (4,6%).

Sin embargo, pese a que las enfermedades osteomusculares continúan siendo el motivo de baja más frecuente, Macías ha advertido que los problemas de salud se han incrementado. En este sentido, cuando la baja es por este motivo, el 63 por ciento de las afectadas eran mujeres, aunque las diferencias encontradas entre sexos respecto a bajas laborales de forma global "no son estadísticamente significativas".

"También hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones estos trastornos van asociados con dolores inespecíficos, cuya evolución depende en gran medida del estado anímico de los pacientes", ha concluido la facultativa.