Murió después de que se le suministrara nutrición enteral por vía periférica

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 30 de Madrid ha condenado a seis meses de cárcel a la enfermera que alimentó por la vía equivocada a Rayán, el bebé prematuro de la primera víctima mortal de la gripe A en España que murió el 13 de julio de 2009 en el Hospital Gregorio Marañón, han informado a Europa Press fuentes próximas al caso.

Así, el juez impone a la acusada seis meses de cárcel por homicidio imprudente grave y le inhabilita para el ejercicio de enfermera durante un año y seis meses. Fuentes de la Consejería de Sanidad han indicado a Europa Press que respetan esta decisión judicial, si bien ha indicado que no entran a valorar el fallo.

El bebé Rayán murió a las 11.00 horas del 13 de julio de 2009 en la Unidad de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón después de que se le suministrara nutrición enteral por vía periférica cuando la alimentación que debía haberle suministrado era leche por sonda nasogástrica.

En el juicio, que se celebró el pasado 29 de febrero, el fiscal solicitó dos años de prisión para la acusada por un delito de homicidio imprudente del artículo 142.1 y 3 del Código Penal. La enfermera era una joven de 24 años que el día de la muerte del bebé era el primero en llegar a la UCI de neonatología del Hospital Gregorio Marañón.

RELATO DEL FISCAL

Según el fiscal, la acusada fue enviada el 12 de julio de 2009 por la supervisora a la UCI de neonatología para familiarizarse con la unidad de neonatología sin que "estuviera autorizada a desempeñar función alguna".

En hora indeterminada, la enfermera procedió a poner la alimentación a Rayán El Ouriachi Momonui, bebé de quince días de vida que se encontraba en la UCI de neonatología.

Así, el fiscal destaca que la acusada omitió "las más elementales normas de precaución y, sin estar cualificada para ello, le suministró nutrición enteral por vía periférica cuando la alimentación que debía haberle suministrado era leche por sonda nasogástrica".

Como consecuencia de estos hechos, el bebé sufrió un fallo multisistémico que ocasionó su muerte el día 13 de julio de 2009 a las 11 horas.

El padre de Rayán, Mohamed El Ouriachi Dadach, renunció cuando se abrieron las diligencias penales a las acciones que le corresponden al haber sido indemnizado por el Servicio Madrileño de Salud en la cantidad de 165.000 euros.