MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Trabajo sobre seguridad de las inyecciones en Endocrinología (WISE, por sus siglas en inglés) ha presentado un protocolo formal para la aplicación segura de las inyecciones de insulina en diabetes, con el objetivo de ayudar a los profesionales sanitarios que atienden a pacientes diabéticos.

Las recomendaciones se han elaborado a partir de los resultados de una amplia encuesta realizada a 634 enfermeras de 13 países europeos y Rusia durante 4 meses y, de las conclusiones obtenidas en el seminario realizado por WISE, que tuvo lugar en Octubre de 2011 y reunió a 58 expertos en el campo de la seguridad en diabetes.

Así, entre otras recomendaciones se recuerda que los nuevos dispositivos, cuando se introducen los centros de atención, deben ir acompañados de una formación adecuada a los profesionales; asimismo se debería evaluar los dispositivos que se van a utilizar por parte de un grupo de control; y cuando se utilizan las plumas en vez de las jeringuillas, el dispositivo debe de ser seguro para evitar posibles lesiones.

"Las actividades a las que se enfrentan en su día a día los profesionales sanitarios les exponen a riesgos de sufrir infecciones graves, en las que se ven implicados más de 30 microorganismos patógenos potencialmente peligrosos, como los virus del VIH y de la hepatitis, y que son ocasionadas por lesiones con agujas contaminada", explica el director de Seguridad en Medicina de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en ingles), y miembro del Grupo de Consenso WISE, el doctor Kenneth Strauss.

Con esta nueva guía se pretende establecer el protocolo que señala la nueva Directiva Europea de prevención de lesiones por instrumental corto punzante, publicada en 2010 y que ha de estar implementada en todos los países miembros como fecha límite en mayo 2013.

Esta directiva establece que cuando exista riesgo de lesiones por objetos cortopunzantes, usuarios y profesionales sanitarios deben estar protegidos por unas adecuadas medidas de seguridad, incluyendo el uso de "dispositivos médicos con mecanismos de seguridad de máxima protección".

En la Unión Europea se producen más de un millón de lesiones por pinchazo con aguja cada año, pero la mayoría de estos accidentes podrían ser evitados con una adecuada formación, procedimientos de trabajo más seguros y con el uso de dispositivos con mecanismos de seguridad.